Destacados intelectuales repudian los despidos en Cultura

Clarin.com | Cultura | 02/02/16
Destacados intelectuales repudian los despidos en Cultura
El viernes el ministerio desvinculó a 494 trabajadores.
Además, artistas y pensadores de distintas disciplinas repudiaron los dichos del ministro de Cultura porteño, Darío Lopérfido, sobre los desaparecidos durante la última dictadura y exigieron su renuncia.

Julieta Roffo @jroffo jroffo@clarin.com

“Queremos expresar nuestra profunda preocupación frente a una política de despidos masivos en el área cultural del Estado”, dicen los firmantes, y agregan: “Centenares de trabajadores fueron dejados en la calle -y muchos de ellos fueron anoticiados al ingresar como todos los días a sus oficinas en el ministerio de Cultura luego de ser relevados en listas verificadas por el personal de seguridad-. Es sabido que el gobierno kirchnerista realizó miles de nombramientos sin ninguna de las garantías necesarias para que las funciones propias del Estado se cumplan con idoneidad, normalidad y proporción y que de esa manera dejó una herencia de precarización y trabajadores regidos por contratos temporales, monotributismo o tercerización laboral”. Es parte del comunicado “Frente a los despidos en el Ministerio de Cultura“, que firmaron, entre otros, Beatriz Sarlo, Maristella Svampa, Daniel Link, Claudia Piñeiro y Emilio de Ipola.

El viernes pasado, 494 trabajadores del Ministerio de Cultura fueron despedidos. Se enteraron al llegar a sus lugares de trabajo, cuando no los dejaron entrar.

La reacción de autores como Antonio Santa Ana, Gabriela Cabezón Cámara, Julián López, Betina González y Selva Almada, se suma a la de intelectuales como Gabriela Massuh, Graciela Speranza, Roberto Gargarella, Lila Caimari, Mirta Varela y Pablo Alabarces, y periodistas como Diego Rojas y Pablo Marchetti. Fue luego de que, el viernes pasado, el ministerio encabezado por Pablo Avelluto despidiera a 494 trabajadores. Ayer, en declaraciones radiales a radio Con Vos, Avelluto justificó las desvinculaciones: “Es una decisión espantosa, pero necesaria en función de dar algún marco de racionalidad a la gestión cultural en la Argentina”.

Sobre el final, el comunicado que firmaron distintas personalidades del arco intelectual y literario, demanda: “Trabajadores y sindicatos deben ser convocados para una discusión de las funciones que los empleados estatales deben cumplir y los deberes que el Estado tiene respecto de ellos. De otro modo, los despidos -como los que hoy realiza el gobierno de Mauricio Macri- siempre serán sospechosos de arbitrariedad y revanchismo político. Por lo expuesto, consideramos imprescindible y urgente que la situación sea reconsiderada y revertida”. Manuel Cullen, delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el ministerio, dijo a Clarín: “Nos gustaron los términos en que se plantea el conflicto, poniendo a los trabajadores como víctima de la política de precarización que empezó en los 90”.

Siguen los rechazos a las declaraciones de Darío Lopérfido

Ayer, dramaturgos y actores como Mauricio Kartún, Rafael Spregelburd, Marilú Marini, Cecilia Roth, Mirta Busnelli, Mariano y Verónica Llinás, Roberto Cossa y Rita Cortese difundieron una carta en la que pedían que Darío Lopérfido renunciara al ministerio de Cultura porteño y a sus otros dos cargos (la dirección del Teatro Colón y el Festival Internacional de Buenos Aires). A través de la plataforma web Change.org, firmas como las de Agustín Alezzo, Alan Pauls, Sylvia Molloy, Josefina Ludmer, Sergio Chejfec, Andrea Giunta, María Moreno, Roberto Jacoby y Ana Gallardo también solicitaron su dimisión en el ministerio de la Ciudad.

También hubo adhesiones internacionales, como las de la escritora chilena Diamela Eltit, la mexicana Margo Glantz, y el filósofo francés Alain Badiou. Y aunque no llegó a pedir la renuncia de Lopérfido, el capítulo argentino del colectivo de escritores PEN, que preside Luis Valenzuela, expresó su repudio. Es que el 25 de enero, en el marco de un homenaje a José Luis Cabezas, el ministro porteño aseguró que “en Argentina no hubo 30.000 desaparecidos”. Según un comunicado del PEN, “el funcionario exhibió su orientació de claro corte negacionista y su ausencia de conocimientos al esgrimir viejos argumentos de la dictadura que cuestionan el número de desaparecidos en un intento de banalizar la tragedia vivida por la sociedad argentina”.

Ayer, en su página de Facebook, Lopérfido había aclarado: “No hice ningún juicio de valor, solo cité un dato digno de ser debatido. Nadie, excepto alguien con aviesa voluntad de dañar, puede dudar de mi profunda adhesión a favor de los derechos humanos y mi repudio más absoluto y contundente a la peor etapa de la historia argentina”.

Destacados intelectuales repudian los despidos en Cultura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s