Martín Leopoldo Díaz: "Voy a volver a Pehuajó"

Cuarta Sección
Martín Leopoldo Díaz: “Voy a volver a Pehuajó”
Texto: Bruno Poggi (@poggibru). Fotos: Javier Gutiérrez.
Pehuajó. 4.2.2016. Martín Leopoldo Díaz es, antes que otra cosa, músico y pianista. Nacido y formado en la ciudad de Pehuajó, egresado con honores del Conservatorio Nacional de Música “Carlos López Buchardo”, recorrió el mundo en busca de la melodía perfecta, de ese concurso que lo ubicara en el anhelado escenario internacional. Tras una senda extensa, y con varios premios bajo el brazo, comprendió que lo que buscaba descansaba en su tradición: los orígenes, la pampa húmeda, el tango y, actualmente, en las cintas magnetofónicas que atesoran todos los conciertos del Teatro Colón.

Martín Leopoldo Díaz:

Nombrado relevador del Archivo Histórico de Audio del teatro más importante del país, además conduce Abono 1110 en Radio Ciudad, programa la Radio del Teatro Colón y es columnista cultural en Radio Continental. Por otro lado, dirige musicalmente la compañía de hoteles Eurostars durante las mañanas, un empleo que le permitió atravesar sus años de incertidumbre laboral en Europa. También, dos coros, uno en Pehuajó y otro en Buenos Aires.

Seccionesbonaerenses.com dialogó con el “Maestro” Martín Leopoldo, como lo llaman en su querida Barcelona, durante un alto de su trabajo en el Hotel Claridge, ubicado en el Microcentro porteño, sobre el futuro (y el pasado) de la música clásica, la melomanía bonaerense, y sobre la vida de un concertista clásico en el impertinente siglo XXI:

-¿Qué significa haber nacido en una ciudad como Pehuajó, una de esas ciudades islas donde la pampa entra por los cuatro costados?

-Cortázar dijo esa frase porque a él no le gustaba Bolívar, donde vivía y trabajaba como maestro. Para mí, la persona es igual en todos lados del mundo. Si tenés que ser brillante o mediocre, tenés que serlo en cualquier lado del mundo. Sí las posibilidades están vedadas en algunos lugares más que en otros. Pero si tu destino era nacer ahí y salir hacia el mundo, o viceversa, porque mi casa es Pehuajó y voy a volver, no cambia nada Es lo mismo estés donde estés. Paris, Barcelona, Londres, Nueva York o Pehuajó.

-¿Pero cómo se llega a los grandes productos culturales? ¿Existe un acceso directo a ellos?

-Todo depende  de la curiosidad que vos tengas. Mi familia no tenía demasiado  dinero pero viajábamos una vez por mes para ir al Teatro Colón a ver las grandes óperas. Hoy, con la televisión e internet ya depende de tu propia inquietud.

-En ese caso, ¿cree que existe una sensibilidad bonaerense diferente a la porteña?

-Sí, pero depende para qué. Acá en la ciudad estamos abrumados de información, de ruido. El ruido te mata; no te deja pensar. El aire es diferente en el interior, hasta para cantar, por eso ahí se es más sensible: tenés más tiempo porque acá perdés dos horas llegando al trabajo y allá lo invertís estudiando.

-¿Usted sigue estudiando? ¿Toca regularmente el piano?

-Ahora me ha sorprendido una etapa de mucho trabajo. Yo voy y vengo con el instrumento porque lo principal es saber convivir con él y no tener tantas expectativas. Yo no tengo expectativas del futuro. Entonces hago lo que puedo y disfruto el presente.

Martín Leopoldo Díaz: "Voy a volver a Pehuajó"

Martín Leopoldo Díaz

-Aquí en el  Claridge Hotel donde usted trabaja hay un piano de cola, de una de las marcas más conocidas del mundo, ¿se tienta a tocarlo de vez en cuando?

-No, toco en mi casa, todos los días, para mi. No me muero por estar en el escenario.

-¿Cómo fueron los años de formación en los férreos conservatorios?

-Yo fui muy feliz en el Conservatorio, porque fue una época de gloria del Conservatorio Nacional. Tuve grandes maestros y también completé mi formación con profesores privados, como Susana Bonora. Si yo me hubiera quedado sólo con esa formación, hubiera tenido una mirada parcial de la música. Yo salí a buscar cosas por afuera de eso. El hecho de haber estudiado allí me abrió una puerta al mundo.

-Usted toca tangos durante sus conciertos y cree que sólo existe la música buena y mala. ¿Cómo es eso?

-Cuando me fui a vivir a Europa  gané el puesto de pianista en el mejor hotel europeo. Un amigo mío me vino a ver al hotel y se quiso morir, no podía entender que hubiera aceptado hacer eso. A los tres meses me fui a Nueva York a competir en un concurso de tango y saqué el segundo puesto; entonces cuando volví a Barcelona, me dieron el título de director musical de Eurostars, la cadena donde hoy trabajo . Con esa anécdota voy a que la música es buena o mala de acuerdo a cómo lo hagas. Lo mismo que los lugares de trabajo.

-Entonces, ¿cómo ve que un músico pop como Rufus Wainwright estrene su ópera en el Colón?

-Lo veo maravilloso. Su ópera Prima Donna (que se estrena el 19 de febrero) es sobre la vida de María Callas. La gente hoy no tiene mucho  acceso a al música clásica. Si vos no la captás con cuestiones así, más populares, no vas a poder hacer nunca entonces que escuche Wagner por primera vez.

-¿Y que recomienda para quien quiera iniciarse en la música clásica?

-Primero, romper los prejuicios. Yo soy de una ciudad mediana y soy  pianista. Pero yo escuchaba en las cortinas de los radio teatros el concierto en mi  menor de Chopin y me quedaba maravillado. Y recomiendo ir a ver a las orquestas chicas, municipales, porque no existen los grandes teatros, ni los grandes nombres, ni las grande orquestas. Existen los grandes momentos. Yo he escuchado coros en el medio de la pampa que a veces han sido mejores que otros que nos visitan internacionalmente.

-¿Cómo ve la escena musical argentina?

-Necesitamos más músicos jóvenes y que se les den más oportunidades. A veces el músico tiene que pagar para poder tocar y mostrar su arte, y eso no puede ser . Eso está dado vuelta y es una complicación. El Estado y el sector privado siempre deben acompañar a los músicos. Tampoco hay salas para tocar y en la radio hay muy poca música clásica. En los colegios, los pianos están cerrados. Los profesores necesitarían mejorar su formación. Y eso se soluciona con formación y desde el orgullo y el perfeccionamiento personal. Si buscás primero el dinero en nuestra profesión estás “sonado”, porque la plata viene con el tiempo y el profesionalismo.

-Por lo que dice, la solución es más personal que colectiva…

-Tal cual. Nos la pasamos echándole la culpa a los demás. Para implantar un modelo hay que plantearlo uno y después imponerlo a los demás.

Martín Leopoldo Díaz: "Voy a volver a Pehuajó"

Martín Leopoldo Díaz

-¿Y por qué quiere volver a Pehuajó, considerando que ya es un ciudadano del mundo?

-Todo pasa. He tocado lo alto y lo bajo. Ahí tengo mi piano, no me quiero quedar a vivir en Buenos Aires solo. Quiero volver con mi gente.

-¿Vuelve con propuestas?

– Yo ya trabajo con el municipio, llevo la Agrupación Vocal Pehuajó. Tengo el sueño de dirigir también el Teatro Español de mi ciudad, porque con la experiencia que tengo podría ser muy útil. Pero primero el teatro se tendría  que remodelar.

-Ahí entra en juego, una vez más, la política…

-Los políticos y la ciudadanía en general tienen que tomar conciencia que la música puede dar mucha felicidad, y que al  patrimonio hay que saberlo mantener a lo largo del tiempo para honrar a los españoles que vinieron y construyeron todos esos teatros.

Martín Leopoldo Díaz: “Voy a volver a Pehuajó”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s