Convenios, tango y champagne en el Centro Kirchner

Clarin.com | Política | 26/02/16
Convenios, tango y champagne en el Centro Kirchner
Susana Reinoso seccioncultura@clarin.com
-“¡Alfredo, qué suceso!”, le dijo el presidente Francois Hollande al artista francoargentino Alfredo Arias. Fue en la terraza del Centro Cultural Kirchner, desde donde se aprecia una bella vista de Buenos Aires.

Arias estaba rodeado por la escritora Alicia Dujovne Ortiz, la artista plástica Marta Minujin y la presidenta de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, María Kodama. En la Cúpula, copa de champán francés en mano, Hollande convocó a quienes lo escuchaban muy cerca a ver el espectáculo de Arias en París.

Ayer, como por arte de magia, habían desaparecido los andamios y las carretillas, los trozos de mampostería y los baldes de plástico que recogen el agua de los aires acondicionados mal instalados. Fuentes confiables admitieron al final del acto que hubo mucho celo para que nada saliera mal. Fue una concurrencia pequeña, con invitaciones puntuales y muy poca prensa.

La eficiente seguridad del presidente galo se vio en aprietos para cumplir su trabajo. Distendido y simpático, Hollande quiso saludar a todos, admirar la sala donde se firmaron los convenios culturales entre Argentina y Francia, y disfrutar el tango que bailó Mora Godoy en la cúpula del CCK. Buen ojo el de Hollande que no lo quitó de la figura de la eximia bailarina argentina y la saludó sonriente al final.

Luego, en la terraza, el ministro del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, y sus secretarios Gabriela Ricardes y Jorge Sigal, hablaron un rato extenso con el mandatario.

Todo salió a pedir de Boca. Porque en las últimas horas, como en una casa de familia que se apresta a recibir visitantes ilustres, se trabajó día y noche en el CCK. Se mejoró el sonido y el aire acondicionado de la Cúpula, aunque en el hall varios se derritieron de calor. Allí no hubo manera de resolver el problema. Clarín se acercó a Quino, quien soportaba con estoicismo la temperatura en su silla de ruedas: “Vendría bien una cervecita”, se animó el padre de Mafalda con humor.

A pesar del calor en el hall de la Cúpula, Hollande sólo se detuvo unos instantes a presidir la firma de los convenios de cooperación entre RTA y Radio France, entre Tecnópolis y La Villete –Universcience,  entre el Sistema Federal y el Instituto Nacional Audiovisual de Francia, así como entre el Inca, su homólogo galo y el Institut Francais.  Luego de las fotos, Hollande se retiró para proseguir su apretada gira rumbo a Uruguay.

Los que permanecieron en el lunch fueron los artistas y escritores argentinos que lo acompañan en el viaje y que se mostraron agradecidos con el charme del presidente francés. Laura Alcoba, una de las jóvenes narradoras con gran éxito en Francia, contó a Clarín: “Esta es una experiencia increíble. En Lima nos perdimos un rato y el protocolo era muy estricto hasta que Mauro Colagreco lo rompió. Allí todo fue muy divertido. Fuimos a cenar y cantamos. Y anoche en Buenos Aires, el presidente Hollande quiso comer en una parrilla. Fuimos a Don Julio, conoció San Telmo y todo fue muy lindo”. Alcoba acaba de terminar una nueva novela que publicará Gallimard.

Colagreco es el chef argentino preferido de Hollande. Con dos estrellas Michelin en su restaurante Mirazur, en la Costa Azul, lidera uno de los 11 más chic del mundo.

En el apretado número de asistentes al CCK estuvieron los argentinos que vinieron con el presidente francés, algunos de los cuales se quedarán unos días. Antonio Seguí y Clelia Taricco se regresaron ayer a París por compromisos del artista; Jairo, quien conversó en francés con Hollande animadamente; los artistas triunfadores en París Alfredo Arias y Marilú Marini; los escritores  Laura Alcoba, Federico Andahazi y Claudia Piñeiro; los dibujantes Hermenegildo Menchi Sabat, Liniers y Quino; el bandoneonista residente en París Juan José Mosalini; los artistas plásticos Marcos López (autor de la obra “Cantante de tango” con Isabelle Huppert,  que presidió la firma de los convenios), Facundo de Zuviría, Gyula Kosice, Marta Minujin, Leandro Erlich, Nicola Costantino, Sebastián Gordin y Vicente Grondona, entre otros. También estuvieron el cineasta mimado del Festival de Cannes, Pablo Trapero, feliz con su nueva paternidad, y el futbolista Trezeguet que adoptó la ciudadanía gala. Del mundo del arte asistieron además Jacobo Fiterman, María Teresa Constantin, Diana Saiegh y Adriana Rosenberg. El flamante Director de Asuntos Culturales de la Cancillería, Mauricio Wainrot, que espera el decreto de su designación firmado por la canciller Susana Malcorra, así como el titular del Incaa, Alejandro Cacetta, fueron parte de la concurrencia. Todo el equipo del Sistema Federal estuvo presente.

“¿Cómo va la vida, Quino”, le preguntó Clarín al padre de Mafalda. “Y ahí anda”, djjo con su proverbial timidez. A su lado, Kosice en su silla de ruedas aguantaba el calor.

Alejandro Katz y Adriana Hidalgo, del mundo editorial también saludaron a Hollande.  Mientras el  director del Institut français de Argentina, Jean Francois Gueganno, hacíao bocina con las manos para que todos pasaran a la Cúpula para disfrutar el cuadro de tango de Mora Godoy, Nora Hochbaum –directora del Parque de la Memoria donde Hollande estuvo temprano para rendir su homenaje- llegaba agitada y emocionada al CCK.  Ayer, dos fuentes confirmaron a Clarín, que Hollande no aceptó ir al Teatro Colón. Las declaraciones del ministro de Cultura porteño, Darío Lopérfido, sobre los desaparecidos siguen repercutiendo a pesar de su explicación y disculpa en las redes sociales. Lopérfido es director artístico del Colón.

Todo fue controladísimo desde la planta baja al piso 9 del CCK. Nadie pudo correrse un milímetro del corredor habilitado para circular, a sabiendas que, por detrás de la escenografía deslumbrante, hay una obra en construcción.

Por eso los ascensores habilitados fueron celosamente custodiados. Por uno subieron los invitados y por otro, la prensa. De 20 ascensores en el CCK sólo funcionan cuatro, de modo que Hollande no tenía mucho para elegir. El presidente francés se detuvo un rato a observar una gigantografía de la obra “París Buenos Aires”, de Antonio Seguí, parado a su lado. Y ponderó “La Venus de Milo cayendo”, de 1986, de Marta Minujín, que vestida de rojo fuego le explicaba el sentido de la escultura.

La célebre artista del Di Tella  le contó a Clarín que será invitada especial a la próxima edición de Documenta, en Kassel, el año próximo. Y que le han pedido especialmente su mega-instalación “El Partenón de los libros”. “Pero voy a hacer un Partenón inclinado y quiero que estén todos los libros de los países de los que salen los migrantes. Como en Siria, Pakistán y otros países está todo destruido le voy a pedir a un gran editor que los imprima y luego los vamos a regalar a bibliotecas. También voy a poner la Constitución de la Unión Europea y la Convención de los Derechos Humanos para que los refugiados conozcan sus derechos”, contó con su entusiasmo vital.

Al final, una vez que Hollande se fue, los invitados no se privaron del catering regado con vino francés. Y, los que tienen el ojo mejor entrenado, consiguieron una segunda copa de champán francés. Como en París, pero en Buenos Aires.

Francois Hollande mira la muestra sobre las víctimas del terrorismo en el Parque de la Memoria. AFP PHOTO / STEPHANE DE SAKUTIN

Francois Hollande mira la muestra sobre las víctimas del terrorismo en el Parque de la Memoria. AFP PHOTO / STEPHANE DE SAKUTIN

Convenios, tango y champagne en el Centro Kirchner

Anuncios

Un comentario en “Convenios, tango y champagne en el Centro Kirchner

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s