Elegía para gran mecano

Clarin.com | Extra Show | 26/02/16
Elegía para gran mecano
“Stifters Dinge” La instalación de Heiner Goebbels deslumbró en la apertura del abiono Colón Contemporáneo.

La "máquina Goebbels", en el escenario del Colón (Arnaldo Colombaroli).

La “máquina Goebbels”, en el escenario del Colón (Arnaldo Colombaroli).

Laura Novoa – Especial para Clarín

El abono Colón Contemporáneo tuvo una apertura deslumbrante con el estreno de Stifters Dinge (Las cosas de Stifter) de Heiner Goebbels.

Un paisaje inquietante, de aspecto industrial, se montó en el escenario de la sala principal del Teatro Colón, con el telón cerrado hacia una platea vacía y silenciosa. Niebla, esculturas cinéticas y luces sugerentes, tensaron la escena envuelta en una atmósfera misteriosa, con sonidos periódicos y de baja frecuencia. El público y la obra se reunieron por primera vez en el mismo espacio.

Una gran maquinaria es protagonista de ese paisaje post-humanista, con cinco pianos intervenidos y distribuidos entre árboles secos, suspendidos en tres niveles. Su repertorio sonoro -que recuerda los pianos de Conlon Nancarrow- es limitado y se acciona en momentos clave de la obra.

Entre el público, ubicado de frente y en gradas, y esa hiper caja musical automatizada, hay tres piletas. Al costado, tres tanques de agua levemente iluminados, verterán sobre las piletas los 1.500 litros que contiene cada uno.

La parte preformativa de la instalación comienza cuando dos técnicos activan el mecanismo del artificio. Ambos esparcen cuidadosamente un polvo blanco sobre las piletas. El agua empieza a correr, tres pantallas blancas descienden y los técnicos se retiran.  

Es la única vez que intervienen humanos en escena; no hay performers, sólo presencias fantasmagóricas a través de voces acusmáticas. La primera narra pasajes de la obra de Adalbert Stifter -autor del siglo XIX e inspirador de la obra- especialmente El álbum de mi bisabuelo, que describe preciosos paisajes nevados y sus cualidades sonoras. La voz escéptica de Lévi-Strauss confiesa que, antes que la de Mozart, preferiría la compañía de su gato. Malcolm X y un poema de William Burroughs se intercalan entre grabaciones etnográficas, una de ellas con cantos a la naturaleza de tribus de Nueva Guinea.

El drama en el teatro musical de Goebbels se desplaza a cada uno de los elementos del paisaje teatral. Se trata de un “drama de la percepción” -como explicó el compositor a una audiencia de más de 500 personas que colmó la platea del Colón un día antes del estreno-, donde las imágenes, música, luces, sonidos y ruidos entran en colisión. Por esa razón, Goebbels pidió sólo 160 espectadores por función, para acortar cualquier distancia con la obra y asegurar condiciones óptimas de percepción.

La atención se mantiene alerta mientas la percepción se desplaza entre los distintos elementos de la escena. El paisaje goebbeliano muta gradualmente. A veces predominan las imágenes, como el Pantano de Jacob Isaacksz van Ruisdael, que ocultaba la gran maquinaria. O el precioso recorrido fragmentario, a través de una pantalla, de un cuadro de Paolo Ucello. El artificio actúa como caja de resonancia de una naturaleza virtual y cautivante. Esa paradoja tuvo su momento más intenso cuando resonó con una potencia demoledora el movimiento lento del Concierto Italiano de Bach, tocado por un piano mecánico, mientras las gotas de lluvia repiqueteaban sobre las piletas de ese paisaje apocalíptico.

Sólo quedó el efecto hipnótico de las burbujas, luego de que la maquinaria suspendida, después de acercarse hasta el público con sonidos frenéticos, volvió a su lugar. En el artificio de Goebbels -una especie de elegía, nostálgica y romántica- se revela una nueva relación entre naturaleza y cultura.

Elegía para gran mecano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s