Archivo Maestro celebra el centenario de Alberto Ginastera | Beethoven FM

Beethoven FM
Archivo Maestro celebra el centenario de Alberto Ginastera
Por José Oplustil 
Centenario de Alberto Ginastera (1916-1983)

maestro_ginastera
Lunes 11 de abril

Suite de Panambí Op.1a (Sinfónica Londres / Gisele Ben-Dor) (12.35)
Suite de Estancia Op.8a (Filarmónica Ciudad de México / Enrique Bátiz) (12.50)
Obertura para el Fausto criollo Op.9 (Sinfónica Simón Bolívar / Maximiano Valdés) (8.55)
Danzas Argentinas Op.2, Malambo Op.7 y Suite de Danzas Op.15 (Pola Baytelman) (18.20)

Martes 12 de abril

Cuarteto N°1 Op.20 (Cuarteto Latinoamericano) (20.40)
Sonata N°1 Op.22 (Fernando Viani) (15.10)
Pampeana N°3 Op.24 (Filarmónica BBC / Juanjo Mena) (18.20)

Miércoles 13 de abril

Cuarteto N°2 Op.26 (Cuarteto Latinoamericano) (25.00)
Concierto N°1 para piano y orquesta Op.28 (Bárbara Nissman, Sinfónica Universidad Michigan / Kenneth Kiesler) (26.30)

Jueves 14 de abril

Concierto para arpa y orquesta Op.25 (Nancy Allen, Filarmónica Ciudad México / Enrique Bátiz) (24.40)
Serenata para cello, voz y orquesta Op.42 (Aurora Nátola-Ginastera, Pablo Oyanedel, Sinfónica Chile / Rene Gulikers) (31.50)

Viernes 15 de abril

Popol Vuh Op.44 (Sinfónica Radio Colonia / Stefan Asbury) (25.20)
Sonata para guitarra Op.47 (José Antonio Escobar) (13.50)
Sonata N°2 Op.53 (Fernando Viani) (12.50)

Archivo Maestro recuerda a Alberto Ginastera, compositor argentino que nació el 11 de abril de 1916 y falleció el 25 de junio de 1983.

Ginastera estudió música desde los siete años e ingresó al Conservatorio Williams a los doce y al Conservatorio Nacional a los veinte. Siendo estudiante en esta última entidad, comenzó a ganar fama en Argentina gracias al estreno de su suite orquestal de Panambí, que Juan José Castró presentó en el Teatro Colón en noviembre de 1937. Se graduó dos años después del conservatorio y el ballet tuvo una primera producción, igualmente con éxito, en 1940 en el mismo escenario.

De Panambí Op.1, leyenda coreográfica basada en un cuento guaraní de amor y magia, tenemos una selección interpretada por la Sinfónica de Londres que dirige Gisele Ben-Dor, que incluye Danza de los guerreros, Juego de las deidades del agua, Invocación a los espíritus poderosos, Danza del hechicero y El amanecer.

Lincoln Kirstein, director del American Ballet Caravan, visitó Buenos Aires y encargó a Ginastera el ballet Estancia. Si bien la compañía se disolvió en 1942 y el montaje debió esperar diez años, Ginastera extrajo una suite orquestal y la estrenó con enorme éxito en el Teatro Colón en 1943. Esta partitura acrecentó su reputación al igual que las obras de menor formato del periodo como Malambo para piano, Obertura para el Fausto Criollo para orquesta y Cinco Canciones Populares Argentinas para voz y piano.

El ballet y la obertura se basaron en fuentes literarias locales. Estancia incorpora pasajes hablados y cantados de Martín Fierro, versos que se combinan con escenas que retratan un día en una estancia argentina. Un acorde con las notas de las cuerdas de la guitarra y una estilización del malambo, entre otros aspectos, enfatizan esta impronta nacionalista, un cuadro que provoca mayor efecto por su poder evocativo y acumulativo que por una integración perfecta de tales aspectos.

Una suite de Estancia Op.8, con sus partes Los trabajadores agrícolas, Danza del trigo, Los peones de hacienda y Danza final (malambo), es interpretada por la Filarmónica de Ciudad de México dirigida por Enrique Bátiz.

La Obertura para el Fausto Criollo, escrita en 1943 y estrenada por Juan José Castro y la Sinfónica de Chile en Santiago en 1944, se inspiró en el poema Fausto de Estanislao del Campo publicado en 1866. Relata las desventuras de un gaucho que visita Buenos Aires y decide ver Fausto de Gounod, sin saber de teatro ni ópera. La partitura mezcla pasajes de la ópera y elementos del folclore argentino, tal como el poema ofrece contradicciones urbanas y rurales de manera aguda, ingeniosa y sofisticada.

Obertura para el Fausto Criollo Op.9 es interpretada por la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela dirigida por Maximiano Valdés.

Ginastera basó su estilo temprano en ciertos códigos desarrollados por los compositores argentinos a fines del siglo XIX, entre ellos, melodías inspiradas por escalas vernáculas, ritmos arraigados en estilizaciones de danzas folclóricas argentinas y texturas imitativas de la guitarra. De hecho, continuó la tradición de sus precursores al cultivar la miniatura basada en géneros populares, pero sus obras rápidamente excedieron a tales modelos, al incorporar armonías disonantes o yuxtaposiciones tonales fuertes.

En esas primeras partituras también forjó nuevos símbolos de la identidad musical local. Se inspiró en el gaucho, como emblema nacional idealizado, para concebir una poderosa imagen de esta figura. Y se basó en el zapateo y vigor del malambo, una danza en la que el gaucho reafirma su fuerza y virilidad frente a su oponente, para construir un patrón en el que superpuso ritmos codificados del gato, la zamba y otras danzas, estructura que se acelera e intensifica con ostinatos percusivos a la Bartok.

Buen resumen de este proceso son sus miniaturas para piano. Las Danzas Argentinas de 1937, cuando todavía estudiaba, recurren al folclore sin emplear material real. Malambo de 1940 ya emplea sus nuevos emblemas de identidad local: la danza gaucha y las notas de las cuerdas de la guitarra. Suite de Danzas Criollas de 1946, con sus referencias cada vez menos indirectas, una estructura más compleja y una mayor expresividad, marca la transición entre la primera y la segunda fases estilísticas del autor.

La pianista chilena Pola Baytelman interpreta Danzas Argentinas Op.2 (Danza del viejo boyero, Danza de la moza donosa y Danza del gaucho matrero), Malambo Op.7 y Suite de Danzas Criollas Op.15 (Adagietto pianissimo, Allegro rustico, Allegretto cantabile, Calmo y poético, Scherzando).

Después de terminar sus estudios, y convertirse rápidamente en el compositor joven más relevante de su país, Ginastera inició su carrera pedagógica en 1941 en el Conservatorio Nacional y la Academia Militar San Martín. Se mantuvo estable hasta que el régimen de Perón forzó su renuncia en 1945 por firmar en apoyo a las libertades civiles. Aprovechó entonces una beca Guggenheim y viajo a Estados Unidos, donde visitó diversas escuelas de música, escuchó sus obras y realizó cursos con Copland.

En 1948, junto con ayudar a formar la sección argentina de la Sociedad Internacional de Música Contemporánea, organizó y dirigió el conservatorio de música y artes escénicas de la Universidad Nacional de La Plata, así como escribió su primer cuarteto de cuerdas, una de sus más potentes declaraciones musicales que fusionó segmentos abstractos de la música folclórica, principios constructivos tradicionales y técnicas contemporáneas. Fue seleccionado por la SIMC para su vigésimo quinto festival en Frankfurt en 1951.

Con sus partes allegro violento ed agitato, vivacissimo, calmo e poetico y allegramente rustico, este Cuarteto N°1 Op.20 es interpretado por el Cuarteto Latinoamericano: Saúl y Arón Bitrán en violines, Javier Montiel en viola y Álvaro Bitrán en cello.

El primer cuarteto de cuerdas inició el segundo periodo estilístico de Ginastera, llamado “nacionalismo subjetivo” y que se extendió hasta 1957. Mientras su primer periodo, que se conoce como “nacionalismo objetivo” aludió directamente a materiales folclóricos de su país con medios tonales tradicionales, el segundo forjó un estilo argentino original en el que no hay citas directas, sino más bien, una integración de símbolos sublimados para dar forma a estructuras musicales abstractas que revelan una maestría técnica total.

El primer cuarteto de 1948 y la primera sonata para piano de 1952 revelan los prototipos musicales específicos para cada movimiento que exploró desde entonces. Se abre con el movimiento sonata bitemático, cuyos motivos iniciales generan los procesos melódicos, armónicos y formales. Le sigue un misterioso scherzo, con ecos del malambo sublimado con etéreos efectos, mientras que el movimiento expresivo es equilibrado por un final de tipo malambo, diatónico, vigoroso y lleno de ritmos irregulares y métricas cambiantes.

La Sonata N°1 Op.22, con sus partes allegro marcato, presto misterioso, adagio molto e appassionato y ruvido ed ostinato, es interpretada por Fernando Viani.

La primera sonata para piano surgió en un periodo complicado para Ginastera. Después de su primera visita a Europa en 1951, donde asistió al festival de la SICM en Frankfurt y participó en encuentros del Consejo Internacional de la Música de la UNESCO, sufrió nuevos ataques del gobierno de Perón y tuvo que renunciar a la dirección en La Plata en 1952. Su problema financiero fue aliviado parcialmente a través de encargos extranjeros y la composición de música para el cine.

Sin embargo, la sonata también fue una de las tres magistrales partituras que florecieron en esta difícil etapa. Las otras fueron las Variaciones Concertantes en 1953 y Pampeana N°3 en 1954, obra que balancearon su interés en la construcción estricta al expandir una cualidad improvisatoria en su música. Además, emplean un prototipo melódico en torno a una nota central reiterada y ritmos declamatorios irregulares, lo que ejemplifica la real esencia de su “nacionalismo subjetivo” y evocación simbólica del folclore argentino.

La Pampeana N°3 Op.24, subtitulada Pastoral sinfónica, tiene tres movimientos: adagio contemplativo, impetuosamente, largo con poetica esaltazione. Interpreta la Filarmónica BBC dirigida por Juanjo Mena.

Después del derrocamiento de Perón, Ginastera retomó su actividad académica: en 1956 volvió a la dirección del conservatorio de la Universidad Nacional de La Plata, mientras que en 1958 comenzó a organizar y dirigir la facultad de artes y ciencias musicales de la Universidad Católica de Argentina. Fue decano de la entidad hasta 1963 y desarrolló un programa progresivo de enseñanza musical que incluyó grados avanzados de educación, composición, musicología y música sacra.

En 1958 compuso su segundo cuarteto para cuerdas, una magistral síntesis de sus estilos y técnicas anteriores con sus primeras incursiones en el serialismo. Recibió una ovación cuando lo estrenó el Cuarteto Juilliard ese mismo año al cierre del Primer Festival Inter-Americano de Música realizado en Washington D.C. y consolidó su reputación, al igual que los aclamados estrenos de su primer concierto para piano y la Cantata para América Mágica en el Segundo Festival en 1961.

Allegro rustico, adagio angoscioso, presto magico, libero e rapsodico y furioso son los movimientos del Cuarteto N°2 Op.26 que interpreta el Cuarteto Latinoamericano.

La Segunda Escuela de Viena fue el principal modelo para Ginastera y su adaptación de la dodecafonía y el serialismo durante su tercer periodo estilístico, un periodo conocido como “neo-expresionista” y que se inició alrededor de 1958. Mientras Webern marcó el concepto de la Cantata para América Mágica de 1960, Schoenberg lo hizo en Milena de 1971 y el tercer cuarteto de 1973. Asimismo, la preferencia por múltiples series de doce notas y la predilección por la ópera le acercaron a Berg.

Ginastera expandió y enriqueció su estilo expresionista con un creciente uso de clusters, microtonos, indeterminación, polimetrías e inusuales efectos instrumentales, aunque sin dejar de lado formatos tradicionales como el concierto, un formato al que retornó con su famoso primer concierto para piano en 1961, obra que escribió a pedido de la Fundación Koussevitsky y que aparece como una versión ampliada de la primera sonata para piano, en términos de carácter y estructura.

Un tema de doce notas en la orquesta y una elaborada cadenza en el piano basada en ese tema generan el material que soporta el violento enfrentamiento del primer movimiento. Sigue el típico scherzo volátil y misterioso de Ginastera, esta vez enfatizado con efectos percusivos y una escritura puntillista. El tercer movimiento es un adagio lírico e intenso, que cita el segundo movimiento del cuarto concierto para piano de Beethoven, mientras el final, poderoso y violento, retoma la lucha inicial con ecos de malambo.

Con sus partes Cadenza e varianti, scherzo allucinante, adagissimo y toccata concertata, este Concierto N°1 Op.28 es interpretado por la pianista Barbara Nissman y la Sinfónica de la Universidad de Michigan dirigida por Kenneth Kiesler.

Ginastera realizó otra trascendente contribución a la música al fundar en 1962 el Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales en el Instituto Torcuato di Tella. En 1963 renunció a todos sus puestos universitarios para dedicarse por completo a esta entidad y la creación. Bajo su dirección, entre 1963 y 1971, el centro promovió la nueva música y ofreció becas de dos años a jóvenes compositores latinoamericanos para estudiar con un cuerpo académico que incluyó a Copland, Messiaen, Xenakis, Nono y Dallapiccola.

A esta época se remontaron sus primeros conciertos y óperas. Don Rodrigo, que incluye serialismo, microtonos y técnicas vocales extendidas, se estrenó exitosamente en Nueva York en 1966, tal como Bomarzo, cuyos clusters y columnas sonoras provocaron menos controversia que su erotismo explícito al ser presentada en 1967 en Washington D.C. La municipalidad de Buenos Aires canceló su siguiente montaje programado para ese año y el autor prohibió la interpretación de su música hasta que se revocara la censura.

Si bien el primer concierto para piano se estrenó en 1961, el concierto para arpa inició la serie de aportes de Ginastera al género que incluyó otro para piano, dos para cello y uno para el violín. El concierto para arpa fue encargado en 1956 por la arpista de la Orquesta de Filadelfia pero finalmente lo estrenó Nicanor Zabaleta en 1965. Su extensa gestación afectó el estilo del concierto y por lo mismo ofrece una curiosa combinación de técnicas modernas con ecos nacionalistas.

Este Concierto Op.25 con Nancy Allen, la Filarmónica de la Ciudad de México Enrique Bátiz. Sus parte son allegro giusto, molto moderato y liberamente capriccioso vivace.

La vida personal de Ginastera afectó profundamente su trabajo, en torno a la separación de su esposa en 1969, y muchos encargos pudieron quedar inconclusos por su transitoria incapacidad para componer, entre ellos la ópera Beatrix Cenci. Una relación con Aurora Nátola, cellista argentina, resucitó su creatividad justo a tiempo para concluir y estrenar la ópera en la inauguración de un nuevo teatro en el Kennedy Center en 1971. El mismo año se casó con Aurora, se radicó en Suiza y se dedicó por completo a la composición.

Aurora inspiró una serie de obras cuyo carácter lírico e íntimo reemplazó a la austeridad de las sus partituras previas. A los poemas de amor de García Lorca en el tercer cuarteto y Neruda en la Serenata, ambas creaciones de 1973, se sumaron alusiones programáticas en torno a la palabra “aurora”, como en Variazioni e Toccata sopra “Aurora lucis rutilat” para órgano de 1980, así como simbolismos más profundos en aquellas para cello como la sonata de 1979 y el segundo concierto de 1981.

Esta Serenata Op.42 fue presentada en 1996 por la cellista Aurora Nátola-Ginastera y el barítono Pablo Oyanedel junto a la Sinfónica de Chile dirigida por René Gulikers.

Después de su matrimonio con la cellista argentina Aurora Nátola y radicarse de manera definitiva en Suiza en 1971, Ginastera se concentró en la composición y hasta su muerte en 1983 completó mucha música para cello y varias de sus obras más innovadoras como el oratorio Turbae ad passionen gregorianam en 1974. Aunque dejó inconclusos algunos encargos pudo concluir siete de los ocho frescos sinfónicos de su última partitura, Popol Vuh, que inició en 1975 y cuya partitura quedó apta para ser interpretada.

Esta visionaria obra, basada en el mito maya de la creación, reveló su nueva integración de melodía “primitiva” con colores y sonidos caleidoscópicos. Esta síntesis final cerró el círculo que comenzó con su primer opus, Panambí, que también unió aspectos indígenas con lo que eran, por entonces, referencias radicales a Stravinsky. Y como un compositor que adoraba la simetría, Ginastera consiguió que su propia estética adquiriera esa forma, al retornar a las fuentes de su primera inspiración en el final de su vida.

Con sus partes tituladas La noche de los tiempos, El nacimiento de la tierra, El despertar de la naturaleza, El grito de la creación, La gran lluvia, La ceremonia mágica del maíz y El sol, la luna, las estrellas, Popol Vuh Op.44 es interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio de Colonia dirigida por Stefan Asbury.

La única partitura de Ginastera que no siguió el estilo americanista precolombino de sus últimos años fue la sonata para guitarra que escribió en 1976 para Carlos Barbosa Lima, guitarrista brasilero que la estrenó ese mismo año en Estados Unidos. Rápidamente se le consideró como una de los aportes más importantes e innovadores para el instrumento y sigue siendo pieza obligada en el repertorio de todo guitarrista. La partitura combina ese símbolo gauchesco típico del autor en la década de 1950 con nuevas técnicas y efectos.

Con sus movimientos Esordio, Scherzo, Canto y Finale, esta Sonata Op.47 de Ginastera es interpretada por José Antonio Escobar.

Otro ejemplo del estilo tardío de Ginastera fue su segunda sonata para piano, compuesta en 1981, una fusión de su visión metafísica e indigenista con post-serialismo a través de ostinatos celulares, ritmos percusivos, clusters cromáticos y métricas irregulares. En ella aparecen las escalas pentatónicas, las melodías melancólicas, los melismas microtonales y las quenas con los tambores de la música aimara y quechua, una evocación al harawi, canción romántica asociada a los incas, y el sonido de la planicie andina.

Allegramente, adagio sereno scorrevole y ostinato aymará son los movimientos de esta Sonata N°2 Op.53 que interpreta Fernando Viani.

Archivo Maestro celebra el centenario de Alberto Ginastera | Beethoven FM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s