El Colón abre sus puertas para los más chiquitos – 30.04.2016 – LA NACION

El Colón abre sus puertas para los más chiquitos
Comenzó un ciclo de óperas, ballets y conciertos quese representará gratis para miles de chicos de distintas escuelas

Juan Garff LA NACION Sábado 30 de abril de 2016

Chicos de distintas escuelas, maravillados en el Colón

Chicos de distintas escuelas, maravillados en el Colón. Foto: Fernando Massobrio

Entran de a grupos, observan con admiración la muestra de vestuario de ópera en el foyer, miran curiosos las breves escenas en miniatura en los teatrinos al pie de la escalinata, se sacan una foto sobre los escalones. Pero el asombro estalla al asomarse a la sala principal del Teatro Colón. “¡Mirá el cielo, qué hermoso!”, dice Nayeli, de 10 años, que vino de una escuela de Villa Lugano, señalando la cúpula pintada por Soldi. “No me imagino qué tipo de escalera se necesita para subir a pintar ahí”, expresa Agustín, de 9. Forman parte de los 1800 chicos de quinto grado de escuelas porteñas que inauguraron el nuevo ciclo de conciertos, ópera y ballet especialmente diseñado para chicos. La misma función del ballet El Quijote, en adaptación coreográfica de Maximiliano Guerra, se repite hoy para familias.

Durante el año se presentarán el ballet Baile de graduados, sobre música de Johann Strauss (junio); piezas de la lírica francesa en Conciertos inter-venidos (julio); la ópera El gato con botas, de Xavier Montsalvatge (agosto); un concierto con Cuadros de una exposición, de Mussorgsky (octubre), y la fantasía escénica El niño y los sortilegios, de Maurice Ravel (noviembre). Siempre con esa doble modalidad, de funciones gratuitas para escuelas bajo el rótulo Vamos al Colón en día de semana y del abono a precios promocionales Colón en Familia en fin de semana.

“Hay un mito de que al Colón no se puede ir así nomás y ese mito hay que romperlo”, dice Darío Lopérfido en su doble condición de director artístico del Colón y ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires. “Si el chico entra a los 7 años al Colón sabe que el lugar es suyo, que va a poder entrar todas las veces que quiera.” Lopérfido enmarca la iniciativa en un concepto de formación de ciudadanía, de hacer salir la política cultural del gueto en que suele desenvolverse. “Estoy convencido de que hay un porcentaje de estos chicos que hoy llegan al Colón que van a seguir siendo público. Y no es excluyente de que les guste el rock, la cumbia o el rap, también pueden escuchar a Mozart o a Bach.”

Para la directora general del Colón, María Victoria Alcaraz, esto se aplica tanto a las funciones para escuelas, que buscan priorizar zonas menos favorecidas de la ciudad, como a las del abono familiar de fin de semana. “Empezar a venir al Colón de chico abre la cabeza a la creatividad, a imaginar otros mundos y su propia vida, a hacerse preguntas”, dice entre el bullicio de los chicos que entran a la sala. “Es algo que tenemos que incentivar desde cualquier espacio cultural y desde la casa también. Cuando vemos a los chicos cantando o bailando solos están en un mundo creativo que los va a hacer mejores adultos.”

Se abre el telón y suenan aplausos y silbidos de los chicos como en un recital o en la cancha. Pero inmediatamente callan sin que nadie los chiste, porque se dejan ganar por la magia que irradia desde el escenario. Vuelven a aplaudir cuando aparecen personajes con brillo propio y tras algún lucimiento solista de los bailarines. Sueltan algún “¡capo!” ante las humoradas de Osqui Guzmán, que se luce como presentador del ballet, subrayando las un tanto extensas explicaciones argumentales con acertadas fintas corporales.

A la salida, los chicos comentan el espectáculo entre ellos camino a los transportes escolares. A algunos les gustó todo, a otros una parte más que otra -“como saltaba el bailarín dando vueltas”-, uno protestaba porque le habían dicho que vería una orquesta -“sólo bailaban”-, con cierta razón porque la función fue sobre música grabada. Otro criticaba alguna monotonía escénica. Aunque no lo sabría, también con acierto, ya que -seguramente por razones de logística escénica- en la versión abreviada para chicos se omite las ya míticas escenas de la lucha contra los molinos de viento, todo transcurre en un clima de intrigas y festejos en la plaza del pueblo. Y todos elogiaban la sala, “las luces, la decoración”. Los comentarios pusieron en evidencia que formaban un público selecto, con opinión, receptividad y ojo crítico.

El Colón abre sus puertas para los más chiquitos – 30.04.2016 – LA NACION

Anuncios

Un comentario en “El Colón abre sus puertas para los más chiquitos – 30.04.2016 – LA NACION

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s