Jorge Caldelari, de Cofradía al Teatro Colón

Rionegro.com.ar | Cultura + Show
Jorge Caldelari, de Cofradía al Teatro Colón
El violinista que integra la Filarmónica del Teatro Colón no olvida sus comienzos en la orquesta juvenil de Bariloche, ni a su ciudad, a la que retornará en julio para ofrecer un concierto.

Teresita Méndez 22 may 2016

El violinista también participa en comedias musicales al estilo Broadway en Buenos Aires.

El violinista también participa en comedias musicales al estilo Broadway en Buenos Aires.

El violín fue para el barilochense Jorge Caldelari el vehículo para expresarse a través de la música. Repasa con “Río Negro” parte de su carrera, desde los inicios en Cofradía a su actividad en la Orquesta Filarmónica del Teatro Colón.

“Como en la mayoría de los chicos, el acercamiento a la música se produjo casi como un juego. En mi caso, con el ingrediente de un desafío: tendría unos 9 años y era un alumno muy disperso, con poco interés hacia los estudios”, recuerda el artista. Los progresos de Jorge fueron evidentes. De abanderado en primer año del colegio Don Bosco, a actual violinista de la Orquesta Filarmónica del Teatro Colón a los 37 años. En julio retornará a Bariloche para renovar contacto con el público.

Dos conciertos enmarcados en Música Explicada, en la Usina del Arte junto al pianista Javier Mas (el último, el 30 de abril) le permiten valorar que “fueron un éxito. El público apreció los comentarios a cargo de Juan Miceli, un joven exitoso director de orquesta radicado en Viena y Buenos Aires, y me encanta la interacción. El ciclo continuó este mes con cuatro pianistas y en junio, vuelvo junto a otros músicos con dos cuartetos de cuerdas de (Dmitri) Shostakovich y (Felix) Mendelssohn”, anticipó.

El tránsito iniciado en el Camping Musical Bariloche lo llevó a encarar sendas de perfeccionamiento. “ Como todo artista, llega el momento de volar. A veces no es fácil, pero ya estaba preparado para dejar mi lugar de seguridad, amigos, familia, e ir hacia lo desconocido y nuevos desafíos”, refiere correo electrónico mediante.

En la “grandiosa” Buenos Aires aguardaban el Teatro Colón, conciertos casi diarios, universidades y conservatorios, profesores, orquestas sinfónicas juveniles y “chicos de todo el país persiguiendo el mismo sueño: ser mejores músicos. Como siempre, hay un tiempo de adaptación para entender que uno tiene que luchar y esforzarse mucho si quiere conseguir algo”, afirma.

Becado, estudió Licenciatura en Composición Musical en la Universidad Católica y violín con el maestro Ernesto Biruk. “Conservo cariño por esa época. Luego de muchas malas audiciones conseguí ser el primer violín de las tres mejores orquestas juveniles del país en ese momento: la Libertador San Martín que todavía dirige Mario Benzecry, la de Cámara del Congreso de la Nación y la tan ansiada Académica del Teatro Colón, con la que tuve oportunidad de realizar la primera gira europea además de los conciertos en el increíble teatro.

“Nos dirigieron gigantes musicales como Kurt Masur y acompañamos a solistas de la talla de Martha Argerich y Alberto Lysy, con quien tomé masterclasses. Toda una época de enriquecimiento al ciento por ciento. Y por supuesto, mi debut como solista en el Teatro Colón con el concierto de Max Bruch”, destaca.

Como “es necesario un cambio y seguir aceptando desafíos”, ya entonces “viajaba seguido a Europa y tuve la oportunidad de conocer músicos increíbles y tocar en los prestigiosos festivales de Salzburgo, Bayreuth, Londres y Berlín. El Mozarteum Argentino y el Fondo Nacional de las Artes me ayudaron mucho, concretar todos estos sueños no es fácil ni barato”.

En Estados Unidos “durante cinco fructíferos años estudié con la solista internacional Chee Yun Kim en la Southern Methodist University de Dallas (Texas) compartiendo experiencias con jóvenes de todas partes del mundo. Junto a colegas creamos un ensamble con peso propio, el Dallas String Quartet. Encaramos la interpretación de mixturas entre lo clásico, el pop y el rock a través de violines, violas y chelos eléctricos. Una nueva sonoridad”.

La Filarmónica tiene “alrededor de treinta conciertos por año, más la temporada de ballet y las presentaciones en el interior y el extranjero. El trabajo es intenso, ensayos por la mañana de martes a sábados con presentaciones de jueves a sábados por la noche”. Junto a directores y solistas de todo el mundo “hacemos un extenso repertorio, desde el punto de vista cronológico y estilístico”. El ámbito laboral involucra grandes amigos, dice.

Además, participa en comedias musicales al estilo Broadway en Buenos Aires. “Este año, en dos producciones bien distintas. ‘Franciscus’ en el Teatro Broadway, de Flavio Mendoza y dirigida por Norma Aleandro, con más de sesenta artistas en escena y un despliegue escenográfico impactante, por momentos al estilo del Cirque du Soleil. Toco el violín y la música es original de la obra con un estilo muy pop. En “Edipo y Yocasta” en el Teatro Apolo, obra de Gaby Goldman y Mariano Taccagni realizada por una cooperativa, “somos más de treinta artistas con orquesta en vivo que recreamos esta historia musical con diversos estilos, desde el pop, balada, rock hasta algo más experimental y electrónico”, describe.

Perfil

Como miembro de la Compañía Tango por Dos ha realizado giras por Grecia, Italia, Suiza, Inglaterra, China y Estados Unidos.
Con Dallas String Quartet grabó los discos “Electric” y “Red”.
En 2013 fue invitado como profesor a dar un curso en el marco del Festival Internacional de Música Alfred de Saint-Malo en la ciudad de Panamá.
En 2007 fue seleccionado para realizar con beca completa el Artist Certificate Program en la Southern Methodist University de Dallas (Texas, Estados Unidos), renovada hasta 2010 para completar el Masters Degree en Violín.
Recibió becas y subsidios del Mozarteum Argentino, Camping Musical Bariloche, Fondo Nacional de las Artes, Fundación Antorchas, Fundación Teatro Colón, Asociación Amigos de Jóvenes Músicos y Secretaría de Cultura de la Nación. Ha participado en masterclasses con Ivry Gitlis, Jun Iwasaki, Alberto Lysy, Paul Kantor, Vadim Gluzman y Midori, entre otros referentes.
Desde febrero de 2012 integra la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

Minirepo

Canal de expresión
P-¿Cuál es tu compositor favorito?
R-Es y será Johann Sebastian Bach. La obra que más apasiona es la “Pasión según San Mateo”. Bach representa para mí la totalidad artística de un ser humano: capacidad, esfuerzo, inteligencia, pasión, talento y adelanto.
P-¿Cuál sería el programa ideal para un concierto?
R-Uno que contenga varios estilos y épocas distintas. Permite que el oyente aprecie la calidad de los intérpretes al encarar repertorio tan diverso. En nuestro próximo concierto en Bariloche, en julio, vamos a hacer obras del Barroco, el Clasicismo, el Romanticismo y el Modernismo. Tal vez agreguemos alguna obra argentina.
P-¿Compone? ¿En qué radica el estilo propio de un intérprete?
R-Siempre fui de componer, de hecho vine a Buenos Aires originalmente a estudiar composición. Como músico uno siempre trata de tomarse pequeñas libertades interpretativas respetando los estilos. Cambio de volúmenes, de velocidades, agregar alguna pequeña nota, cambiar la forma de decir una frase. Creo que nada es para siempre y que la música es siempre transformación.

Jorge Caldelari, de Cofradía al Teatro Colón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s