Dido y Eneas: la ópera entendida como expresividad de los cuerpos – 09.06.2016 – LA NACION

Dido y Eneas: la ópera entendida como expresividad de los cuerpos
Constanza Bertolini LA NACION Jueves 09 de junio de 2016
¿Por qué “esta” Dido y Eneas es una ópera y no una creación coreográfica?

¿Cómo definir si lo que Sasha Waltz propone a partir de la música de Henry Purcell y el libreto de Nahum Tate es aggiornar con una puesta contemporánea una obra antigua, como cada tanto ocurre con uno de esas régies que inquieta a los públicos más clásicos, o si, en cambio, la artista alemana hace lo que mejor sabe y lo que la ha convertido en la coreógrafa más respetada de Europa tras Pina Bausch (quien por su parte también había coreografiado ópera)? ¿Es importante ponerle un rótulo genérico a esta obra o es suficiente la experiencia, cuyos méritos son inobjetables?

La versión de Dido y Eneas que se estrenó antenoche en Buenos Aires, pero que el mundo viene conociendo desde su premier en Berlín en 2005, es sobre todo una obra de danza. Un espectáculo de danza contemporánea, que tiene la mirada y los elementos de una coreógrafa con un vocabulario muy expresivo y que se vale de diversos lenguajes (del teatro, de las artes visuales… de la ópera), que usa música en vivo, que toma riesgos sin quedarse pendiente de que todo “se entienda” ni se ata a literalidades.

Desde el minuto uno, lo que pasa cuando “los tritones salen al mar”, todo es tan bello como esclarecedor del lugar que el movimiento y los cuerpos tendrán en este trabajo. Ese prólogo que pone a la ya famosa pecera-piscina-Mediterráneo sobre el escenario, donde una decena nada su danza en la medida en que se va escurriendo la superficie, anticipa el desarrollo de los actos, en los que cantantes y bailarines no estarán escindidos en el espacio: los personajes se desarrollan duplicados, pero el cuerpo de baile es la suma de ellos, el total. Y en seguida se comprobará que el predominio de la danza no está únicamente marcado por los varios solos (muy plástico el de un cupido en contraluz y otro, incluso, bailado, en completo silencio), los pas de deux, los cuadros grupales (de gran potencia es la marea que dibujan los cuerpos en el “Lamento de Dido”) y hasta coreografías aéreas, sino también por la demanda que como directora Waltz hace a los cuerpos de los cantantes.

Más notas para entender este tema

Dido y Eneas: Purcell, del barroco a la actualidad

Dido y Eneas es una creación donde lo barroco se encuentra con lo contemporáneo para un nuevo y gran producto artístico. La venida de Sasha Waltz al Colón para la temporada lírica (aunque lo mismo hubiera sido para la de ballet) es un acontecimiento. ß

Foto: Arnaldo Colombaroli

Dido y Eneas: la ópera entendida como expresividad de los cuerpos – 09.06.2016 – LA NACION

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s