De Onganía a Macri: crucifijos y bastonazos en nombre de Jesús y María : Factor el Blog | El Blog de Alejandro Agostinelli

De Onganía a Macri: crucifijos y bastonazos en nombre de Jesús y María
27 junio, 2016  Se cumple medio siglo del golpe de Estado del general Juan Carlos Onganía contra el presidente Arturo Illia. Factor recuerda la figura de quien fuera presidente de facto de la Argentina entre 1966 y 1970 en anécdotas que reflejan su sentido del pudor, su debilidad por la censura y su mano floja para reprimir a periodistas, artistas y estudiantes y profesores universitarios.

Traza también un cuadro doloroso con el presente gobierno para denotar que las raíces y esencia chupacirio de la derecha más rancia goza de buena salud, siendo por eso que sorprenden ligeramente los recientes chispazos con Jorge Bergoglio, que es parte sustancial de la misma cepa.

Por Juan Pablo Csipka

ongania

El 28 de Junio se cumple medio siglo del golpe de 1966, que desalojó a Arturo Umberto Illia de la Casa Rosada y entronizó a Juan Carlos Onganía, el dictador más anacrónico de la historia argentina. El nivel represivo de la autotitulada Revolución Argentina es un chiste de salón al lado del que vendría diez años después, pero hubo un intento imposible de frenar el avance de la historia. En los 60 en el mundo bullía una revolución cultural y Onganía y los suyos pretendían retroceder al medioevo en cuatro patas.
Ogania-virgen

Onganía “consagra la Patria al Inmaculado Corazón de Jesús” a los pies de la Virgen de Luján (30/11/69). El dictador había marchado hasta el Santuario a pie.

El país del Instituto Di Tella, del incipiente rock en castellano, del cine de vanguardia, de la autonomía de las universidades, pasó a ser el país de la censura, del Ente de Calificación Cinematográfica, de la Noche de los Bastones Largos, de Margaride y el cursillismo católico. Esteban Buch, en The Bomarzo Affair (libro clave sobre el más grotesco hecho de censura del período, el de la ópera de Alberto Ginastera y Mujica Láinez), cita un episodio sintomático, apenas apoltronado Onganía en el poder.

Akihito

Ezeiza, 1967. Llegan el emperador Akihito y su esposa Michiko. Ver video de Getty.

Función de gala en el Teatro Colón, junto a los príncipes de Japón. Desde el palco presidencial, Akihito, su esposa Michiko, el matrimonio Onganía y la hija de 28 años del dictador miran la puesta de “La consagración de la primavera” de Stravinsky, con una escenografía de Oscar Araiz que incluía bailarinas semidesnudas. Onganía le hizo saber a Akihito, vía traductor, que estaba avergonzado por lo que acababan de ver, que si sabía que eso era lo que iban a presenciar no lo hubiera llevado a semejante espectáculo y que por favor lo disculpara, que se tenía que retirar. Ipso facto, el general que Mariano Grondona fogoneó pensando que podía ser el De Gaulle argentino y terminó siendo una triste caricatura de Francisco Franco (Grondona mismo reconocería esto), se retiró con la mujer y la hija para ir a confesarse los tres ante un cura. Jorge Rafael Videla sembró de campos de concentración este país, pero una década antes Onganía lo quiso convertir en una enorme sacristía: a fines de Noviembre de 1969 se lo podía ver al general arrodillado ante la Basílica de Luján, consagrando a toda la Argentina a la protección de la virgen. Podía hacerlo porque era un autócrata y no regía la Constitución.

INTERSECCIÓN. "Te lo pedimos confiando en la intersección de la Virgen tan amada por nuestro pueblo y que nos acompaña desde siempre en Tucumán", oró Macri en la misa de cierre del Congreso Eucarístico Nacional. http://www.eltribuno.info/macri-el-congreso-eucaristico-nacional-n726767 Nadie sabe qué interceca la Virgen en todo este asunto. Ya que una cosa es interceder y otra intercecar (que, dicho sea de paso, no es lo mismo que interceptar). Este ataque al idioma (y al conocimiento de las oraciones de la Iglesia) ha sido reproducido en todos los portales de la Patria.

“Te lo pedimos confiando en la intersección de la Virgen tan amada por nuestro pueblo”, oró Mauricio Macri en la misa del Congreso Eucarístico Nacional. Nadie sabe qué interceca aquí la Virgen (una cosa es interceder y otra intercecar). Este ataque al idioma apareció en todos los portales de la Patria. Pasan cosas peores.

Este aniversario, junto al fanatismo de este personaje, coincide con el “Jesucristo, Señor de la historia” pronunciado por un presidente constitucional hace pocos días en Tucumán, en plena vigencia del estado de derecho, en consonancia con una política universitaria más cercana a la posterior al 29 de julio de 1966 que a la de la autonomía y la búsqueda de la excelencia.

El homenajeado, el reivindicado de estas horas, debería ser Illia, que se fue a su casa en taxi y no se despegó (dato poco resaltado) del lecho de enferma de su esposa, que murió en septiembre del 66 mientras el país se postraba ante un tosco general de caballería. En los gestos, no parecen haber tomado nota.

Sin ir más lejos, Onganía entró a la exposición de la Sociedad Rural en una carroza, en medio de vítores (ver video, arriba). No falta mucho para que los señores de la tierra reciban, por primera vez desde 2001, a un presidente, y los aplausos se prevén estruendosos.

De Onganía a Macri: crucifijos y bastonazos en nombre de Jesús y María : Factor el Blog | El Blog de Alejandro Agostinelli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s