El Ballet del teatro Colón se adueñó del San Martín – Espectáculos | La Gaceta

NOTA DEL BLOG: La entrada para la función del Ballet en Tucumán fue solo por invitación. Hubo sillas afuera del teatro frente a una pantalla para el público.

La Gaceta | BICENTENARIO
El Ballet del teatro Colón se adueñó del San Martín
El cuerpo estable porteño deslumbró al público tucumano con una suite del clásico “Don Quijote, el soñador de La Mancha”. La calidad artística del cuerpo dirigido por Maximiliano Guerra provocó una ovación en un teatro San Martín repleto

UN VUELO IMPECABLE Y SINCRONIZADO. La calidad de los artistas del Colón deslumbró a los tucumanos.

El Ballet del teatro Colón se adueñó del San Martín

La fila para ocupar las más de 850 butacas del teatro San Martín comenzó a armarse desde pasadas las 19, a pesar de que el show estaba anunciado para las 21.30. Y es que pocas veces se puede apreciar acá, en la avenida Sarmiento al 600, la calidad artística y la experiencia de un cuerpo que ha cumplido 91 años desde su fundación. Ese fue uno de los regalos de la Ciudad de Buenos Aires a Tucumán en el año del Bicentenario: una suite del clásico “Don Quijote, el soñador de La Mancha”, ejecutada por el Ballet Estable del teatro Colón y dirigido por Maximiliano Guerra.

“Una oportunidad única”. Así lo definió Velentina Mateucci, una bailarina de 15 años que estaba a punto de entrar a la sala. “El Ballet del Colón es el sueño de toda bailarina, el lugar a donde todas quieren llegar. Y tener la oportunidad de tenerlos tan cerca es muy emocionante”, festejó la adolescente con una entrada que le temblaba en las manos. Victoria Gómez del Bal, también de 15 años y también bailarina, estaba más ansiona aún. Es que su mamá, Verónica del Bal, estuvo dos años de su vida integrando ese ballet que deslumbra en el teatro porteño y que anoche se adueñó del San Martín. “Bailar es como si estuvieses volando”, describió Victoria, ansiosa por escuchar los primeros acordes de la música compuesta por León Minkus.

Los afortunados que consiguieron entradas miraban desde adentro las sillas vacías dispuestas en la vereda. La demanda superó ampliamente la capacidad del teatro y por eso se montó una pantalla gigante en la explanada. Pero el frío superó las ganas de apreciar el ballet estrenado en el año 2000 y la mayoría de las sillas quedaron vacías. Dentro del teatro San Martín, que lucía realmente de gala tras las refacciones que lo pusieron en valor durante los últimos meses, no cabía un alfiler.

Gran despliegue

“El desafío más grande fue traer la cantidad de artistas y técnicos que trabajan en la puesta. Estamos hablando de 69 personas. Y además coincidir que estén en esta fecha, semenjantes figuras, semejante ballet, es un orgullo”, describió Ronit Keter, de la dirección de Producción y Gestión del Ente Cultural de Tucumán. Ella fue la encargada de organizar el traslado de todos los que participaron en la obra.

El ballet porteño presentó “Don Quijote, el soñador de La Mancha” en el Colón durante cinco noches en abril de este año. La fluidez, la coordinación y la emoción en los movimientos fueron los comentarios del público durante el intervalo de la obra. Y es que parecía que los bailarines estuvieran en su casa, o que hubiesen ensayado siempre en el escenario del San Martín. El magnífico vestuario que hizo viajar a los tucumanos a la España de Miguel de Cervantes Saavedra también fue el comentario de la noche. El público, con un estruendoso aplauso que bajaba desde las repletas galerías, agradeció un regalo inesperado y pidió, por supuesto, que se repitiera.

el tucumano y el porteño.- Cuando la sala del San Martín ya estaba colmada, llegó el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, acompañado de Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ambos acompañados de familiares y colaboradores.

elogios cruzados.- Manzur, antes de la función, se animó a subirse al escenario a intercambiar elogios con Maximiliano Guerra, director artístico del Ballet Estable del teatro Colón de Buenos Aires. Guerra, asiduo visitante a Tucumán por sus espectáculos, halagó el estado en el que encontró la ciudad. Manzur, por su lado, dirigió la mirada hacia el palco oficial y no escatimó agradecimientos a Rodríguez Larreta, quien impulsó la presencia el cuerpo estable porteño en el escenario del teatro San Martín.

autoridades.- Además de Manzur y Rodríguez Larreta, asistieron a la función de gala María Victoria Alcaraz, directora General del Teatro Colón; Juan Pablo Lichtmajer, ministro de Educación de la Provincia; Gabriel Yedlin, ministro de Desarrollo Social; Rossana Chahla, ministra de Salud; el legislador Alberto Colombres Garmendia (PRO) y la diputada Miriam Gallardo (FPV), entre otras autoridades y colaboradores.

el arte pudo más que el frío.- “No me pierdo por nada esta función, llegué tarde para buscar las entradas (se agotaron en cuestión de horas) pero me gusta mucho el ballet y es una obra imperdible”, señaló Jorge Lizárraga, uno de los pocos corajudos que se animaron a hacerle frente al frío y sentarse en las sillas ubicadas afuera del teatro. 

La fila para ocupar las más de 850 butacas del teatro San Martín comenzó a armarse desde pasadas las 19, a pesar de que el show estaba anunciado para las 21.30. Y es que pocas veces se puede apreciar acá, en la avenida Sarmiento al 600, la calidad artística y la experiencia de un cuerpo que ha cumplido 91 años desde su fundación. Ese fue uno de los regalos de la Ciudad de Buenos Aires a Tucumán en el año del Bicentenario: una suite del clásico “Don Quijote, el soñador de La Mancha”, ejecutada por el Ballet Estable del teatro Colón y dirigido por Maximiliano Guerra.

“Una oportunidad única”. Así lo definió Velentina Mateucci, una bailarina de 15 años que estaba a punto de entrar a la sala. “El Ballet del Colón es el sueño de toda bailarina, el lugar a donde todas quieren llegar. Y tener la oportunidad de tenerlos tan cerca es muy emocionante”, festejó la adolescente con una entrada que le temblaba en las manos.

Victoria Gómez del Bal, también de 15 años y también bailarina, estaba más ansiona aún. Es que su mamá, Verónica del Bal, estuvo dos años de su vida integrando ese ballet que deslumbra en el teatro porteño y que anoche se adueñó del San Martín. “Bailar es como si estuvieses volando”, describió Victoria, ansiosa por escuchar los primeros acordes de la música compuesta por León Minkus.

Los afortunados que consiguieron entradas miraban desde adentro las sillas vacías dispuestas en la vereda. La demanda superó ampliamente la capacidad del teatro y por eso se montó una pantalla gigante en la explanada. Pero el frío superó las ganas de apreciar el ballet estrenado en el año 2000 y la mayoría de las sillas quedaron vacías. Dentro del teatro San Martín, que lucía realmente de gala tras las refacciones que lo pusieron en valor durante los últimos meses, no cabía un alfiler.

Gran despliegue

“El desafío más grande fue traer la cantidad de artistas y técnicos que trabajan en la puesta. Estamos hablando de 69 personas. Y además coincidir que estén en esta fecha, semenjantes figuras, semejante ballet, es un orgullo”, describió Ronit Keter, de la dirección de Producción y Gestión del Ente Cultural de Tucumán. Ella fue la encargada de organizar el traslado de todos los que participaron en la obra.

El ballet porteño presentó “Don Quijote, el soñador de La Mancha” en el Colón durante cinco noches en abril de este año. La fluidez, la coordinación y la emoción en los movimientos fueron los comentarios del público durante el intervalo de la obra. Y es que parecía que los bailarines estuvieran en su casa, o que hubiesen ensayado siempre en el escenario del San Martín. El magnífico vestuario que hizo viajar a los tucumanos a la España de Miguel de Cervantes Saavedra también fue el comentario de la noche. El público, con un estruendoso aplauso que bajaba desde las repletas galerías, agradeció un regalo inesperado y pidió, por supuesto, que se repitiera.

El tucumano y el porteño.- Cuando la sala del San Martín ya estaba colmada, llegó el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, acompañado de Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ambos acompañados de familiares y colaboradores.

Elogios cruzados.- Manzur, antes de la función, se animó a subirse al escenario a intercambiar elogios con Maximiliano Guerra, director artístico del Ballet Estable del teatro Colón de Buenos Aires. Guerra, asiduo visitante a Tucumán por sus espectáculos, halagó el estado en el que encontró la ciudad. Manzur, por su lado, dirigió la mirada hacia el palco oficial y no escatimó agradecimientos a Rodríguez Larreta, quien impulsó la presencia el cuerpo estable porteño en el escenario del teatro San Martín.

Autoridades.- Además de Manzur y Rodríguez Larreta, asistieron a la función de gala María Victoria Alcaraz, directora General del Teatro Colón; Juan Pablo Lichtmajer, ministro de Educación de la Provincia; Gabriel Yedlin, ministro de Desarrollo Social; Rossana Chahla, ministra de Salud; el legislador Alberto Colombres Garmendia (PRO) y la diputada Miriam Gallardo (FPV), entre otras autoridades y colaboradores.

El arte pudo más que el frío.- “No me pierdo por nada esta función, llegué tarde para buscar las entradas (se agotaron en cuestión de horas) pero me gusta mucho el ballet y es una obra imperdible”, señaló Jorge Lizárraga, uno de los pocos corajudos que se animaron a hacerle frente al frío y sentarse en las sillas ubicadas afuera del teatro. 

Foto Ampliada

El Ballet del teatro Colón se adueñó del San Martín – Espectáculos | La Gaceta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s