Los laberínticos pasos de la danza en el Colón

Ñ | Escenarios | 20/07/16
Los laberínticos pasos de la danza en el Colón
Obra premiada. “El laberinto de la historia” vuelve en vacaciones de invierno. Recomendada para chicos, la pieza cuenta parte del pasado del teatro lírico.

Por Laura Falcoff

Coautora. Laura Figueiras creó “El laberinto de la historia” junto con Carla Rímola. El proyecto, premiado en la Bienal de Arte Joven 2015, vuelve al CETC.

Coautora. Laura Figueiras creó “El laberinto de la historia” junto con Carla Rímola. El proyecto, premiado en la Bienal de Arte Joven 2015, vuelve al CETC.

En septiembre pasado la coreógrafa Laura Figueiras estrenó en el Centro de Experimentación del Teatro Colón una obra sobre algunos hitos históricos de la danza en el gran teatro lírico.

El laberinto de la historia –ese es su nombre– surgió de un proyecto de Laura Figueiras premiado en la Bienal de Arte Joven 2015 –sobre una idea compartida con otra coreógrafa, Carla Rímola– que contemplaba una coproducción entre la Bienal y la Universidad Nacional de las Artes. El premio consistió en montar una obra creada para el espacio laberíntico del CETC, con la participación de la Compañía de Danza de la UNA, cuya directora es Roxana Grinstein.

El laberinto… vuelve al Colón en la primera semana de vacaciones de invierno con el propósito, ajeno al proyecto inicial de Figueiras y Rímola, de que también la vean chicos a partir de los once años. Hay sin duda cierta intención didáctica en esta obra: una suerte de conferencista, encarnada por Laura Papa, presenta y comenta las sucesivas escenas. Sin embargo, El laberinto de la historia se erige como una obra artística, más aquí o más allá de la recuperación que haga de un pasado poco conocido.

–¿Cuál fue la idea sobre la que organizaron el proyecto?
–Carla y yo habíamos creado juntas Acto blanco , una obra que revisita los llamados “actos blancos” de las obras de ballet del siglo XIX. A las dos nos gusta el ballet clásico y el hecho de que la obra ganadora iba a ser montada en el Colón –aunque en un ámbito no convencional como es el del CETC– nos llevó al concepto del laberinto, es decir, a un relato de la historia de la danza en el Colón como estructura laberíntica; los distintos espacios que tiene el CETC –varios pasillos, salas amplias– eran muy propicios en este sentido y el público recorre esos lugares a medida que la obra avanza… como guiado por el hilo de Ariadna. El primer tema que apareció fue la llegada al Colón desde Europa de los Ballets Russes, en 1913. Por un lado, esta compañía representa una vanguardia histórica; por otro, Bronislava Nijinska, que había formado parte de los Ballets Russes como bailarina y coreógrafa, fue años más tarde la primera directora del Ballet Estable del Colón. Algo curioso: pocos meses después de que los Ballets Russes escandalizaron a París con el estreno de La consagración de la primavera , la compañía se presentó en el Teatro Colón, un dato que refleja quizás una inclinación por las vanguardias en nuestro país a comienzos del siglo XX. Trabajamos los textos y la selección temática con Laura Papa, que había sido nuestra directora de tesis para Acto blanco y además profesora nuestra en la UNA.

–¿Podrías extenderte más sobre los Ballets Russes? Fue un fenómeno fundamental en la danza del siglo XX.
–Mucho de lo que encontramos en nuestra búsqueda estaba relacionado de distintas maneras con los Ballets Russes. Me interesa la renovación del lenguaje de la danza que ellos aportaron y, por supuesto, las colaboraciones que entablaron con artistas de otras disciplinas. Stravinsky, Debussy, Ravel, entre otros, escribieron partituras originales para los Ballets Russes. Picasso, Joan Miró, Utrillo, George Braque, De Chirico y muchos más, crearon escenografías y vestuarios para la compañía. Y también es significativa la inclinación de los coreógrafos de los Ballets Russes –Mijail Fokin, Vaslav Nijinsky, su hermana Bronislava– para pensar la danza, sobre todo en un primer período, a partir de una identidad propia, rusa. En general las preguntas relacionadas con la identidad nos parecen importantes y muy actuales. Ocurrió algo curioso: en la compañía de la UNA hay una bailarina que se llama María Taglioni, como la famosísima bailarina del siglo XIX.

–¿Y hay algún parentesco entre ellas?
–Sí. Esta María es una tátara-tátara sobrina de la bailarina italiana. Fue una de las primeras cosas que nos dijeron sus compañeros, cuando supieron en qué consistía el proyecto. Esta bailarina dice un texto en el que cuenta cómo su abuelo llegó de Europa buscando trabajo en la Argentina. Más allá de esta coincidencia tan notable, es decir, tener con nosotros una bailarina con la sangre de la Taglioni, nos parecía importante abordar este cruce entre arte y sociedad. Creo que El laberinto… también se pregunta por el problema de la identidad, la tumultuosa identidad latinoamericana.

–¿Podrías dar algún ejemplo de un tema en particular sobre el que se armó una escena y cómo lo resolvieron coreográficamente?
–Había algo que no podíamos eludir: el accidente aéreo de 1971, cuando una avioneta en la que viajaban nueve bailarines del Teatro Colón cayó al Río de la Plata y todos perdieron la vida. Entre ellos había dos primeras figuras, muy conocidas: Norma Fontenla y José Neglia; era la época en que Canal 7 emitía programas de ballet y la danza entraba en los hogares. Proyectamos una escena de El niño brujo , una obra muy identificada con Fontenla y Neglia, y junto con esta proyección los bailarines multiplican simultáneamente elementos de esa coreografía. Para otra escena, el eje es el ballet Estancia creado por Michel Borowsky sobre música de Alberto Ginastera, época del rescate nacionalista. Se escucha en off una entrevista con Roberto Dimitrievich y Beatriz Moscheni, que bailaron en el estreno de Estancia en 1952. Como de la coreografía no quedó nada documentado, utilizamos elementos de danzas folclóricas argentinas, simplemente porque el folclore nos encanta. Y en otra escena desarrollamos la idea de un improbable encuentro entre Ricardo Güiraldes y el legendario Vaslav Nijinsky. Supuestamente Güiraldes propuso a Nijinsky que creara una obra sobre una leyenda guaraní, cosa que no ocurrió. Pero nos dio pie para una escena humorística con un bailarín que dice su texto en guaraní mientras se escucha “Recuerdos de Ypacaraí”.

–¿Qué aprendieron en el proceso de recuperar elementos de la historia de la danza en el Colón?
–Ya teníamos un interés por la naturaleza de lo efímero de la danza y la huella que deja; y también por la relación del bailarín con esa naturaleza fugaz. En el trabajo de investigación y montaje de El laberinto …, estas percepciones se revelaron con más fuerza. Hay una frase muy linda que dice Laura Papa en un momento de la obra, relacionado con la tragedia aérea de 1971: “un bailarín no desaparece, algo de su danza queda en la memoria de los cuerpos”. La obra termina siendo un homenaje a la danza y a la generosidad y la entrega de los bailarines en particular.

–¿Quedaron cosas afuera que hubieran querido poner y no pudieron?
–Sí, en relación con Ana Itelman (nota: una extraordinaria coreógrafa argentina fallecida en 1989), que montó una obra contemporánea con el Ballet del Colón en 1963; supimos de las tensiones que se crearon con los bailarines clásicos durante el montaje y la repercusión en el público: Ana no pudo salir a saludar, como hace siempre el coreógrafo al final de la función de estreno, porque los aplausos se apagaron antes. Pero más en general, todo lo que pensamos funcionó… o lo hicimos funcionar.

FICHA
El laberinto de la historia
Fechas y horarios: desde el martes 12 al sábado 23 de julio, dos funciones diarias, a las 15 y a las 18 en el Centro de Experimentación del Teatro Colón.
Entrada: $ 150 

Los laberínticos pasos de la danza en el Colón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s