Se fue como más lo deseaba | La Razon

La Razon
El adios a sergio renan (1933-2015)
Se fue como más lo deseaba
15 JUN 2015 | 08:57 Con el reestreno de “La tregua” y con la ópera “L’elisir d’amore” en cartel, Sergio Renán la peleó con vigor y dignidad.
Por Javier Firpo Jfirpo@larazon.com.ar
“Tengo claro, no puedo evitar que todo lo que estoy haciendo ahora podría ser lo último. Soy realista. Yo hace un año no tenía cáncer de laringe y mirá… Tengo 82 pirulos, mi salud fue bastante robusta, pero cuando me aparece algo nunca es una boludez. Nunca una gripe, cuando me toca, es un terremoto. Por eso, estoy atento, aunque peleo, soy duro y tengo una mujer (Adriana) al lado que es de fierro, una santa. Tuvo la mala suerte de que le tocara esta versión marchita de mí”.

La Razón estuvo con Sergio Renán hace menos de dos meses, cuando, en el marco del Bafici, se reestrenaba la versión remasterizada de su pieza cúlmine, “La tregua”. Estaba contento, pese a su fragilidad exterior, se mostró fuerte, vigoroso, con ganas de retomar la senda del trabajo, ése que lo apasionaba. Porque Renán, después de luchar, y derrotar parcialmente a un criminal cáncer de laringe, podía haberse retirado, guardado y protegido. “¿Qué, me voy a quedar en casa mirando la tele?”, nos decía hace nada. “No me imagino encerrado en casa, mirando pasar la vida. Yo amo lo que hago. Y trabajar y brindar notas son como estímulos para hacerle frente a los avatares de la vida”, pronunciaba con esfuerzo el actor, director y regisseur, que se ponía una mano en el cuello para ser más audible, luego de ese otro mazazo que fue la traqueotomía que se le practicó. “Tengo una válvula que me permite matices diferentes de volumen, pero no muy grandes. Lo concreto es que yo con esta voz y apretando el botoncito puedo hacerme entender un poco. Algo es algo”.
Los primeros días de mayo, un mail de Sergio Renán sorprendía a este cronista: “Te agradezco mucho la nota, y sobre todo te agradezco por la paciencia que tuviste para escucharme”. Una pequeñez que muestra la calidad personal de este gran artista, fanático de Racing. “Otra de las razones por las que quiero seguir adelante es porque no me quiero perder de cosas milagrosas, como que Racing salga campeón. Pensá que no es un equipo de alegrías continuas como para darme el lujo de perderme la que me está dando ahora”.
Pegó fuerte en la comunidad artística la muerte de Renán. Estaba internado desde hacía unas tres semanas por una maldita infección… Y por un poquito no pudo ver el estreno de “L’elisir d’amore” por el que tanto había ensayado. “¿Sabés lo que es hablar ante una multitud, con esta voz?”. El Teatro Colón quiso despedirlo, algo que no suele ocurrir. Pero la magnitud de su figura hizo que el coliseo porteño homenajeara a quien fue su director en dos períodos (1989-1996 y 2000-2001), el segundo de los cuales fue tildado como “una pesadilla”. Más allá de haberla pasado mal, amaba al Colón y quería lo mejor para su actual director, Darío Lopérfido. “Está capacitado para hacer una gran gestión. Es alguien atento y actualizado a lo que sucede en el mundo de la cultura”.
Dandy, bon vivant, disfrutador de la cultura, futbolero y hombre refinado, Sergio Renán se despidió con dignidad y como él más deseaba: siendo respetado, reconocido y en plena actividad hasta el minuto final.

Se fue como más lo deseaba

Se fue como más lo deseaba

Se fue como más lo deseaba | La Razon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s