El Colón prepara su punta de lanza

Clarin.com | Extra Show | Música | 06/02/16
El Colón prepara su punta de lanza
Entrevista a Marcelo Lombardero.El régisseur habla de sus planes al frente de la reflotada Opera de cámara del Teatro Colón.

Federico Monjeau Crítico musical @fmonjeau fmonjeau@clarin.com

Diez años después de haber tenido a su cargo la dirección artística del Teatro, el régisseur Marcelo Lombardero volvió a ser convocado por el Colón para dos grandes desafíos. El primero fue nada menos que la producción de Parsifal, último título de 2015, que la dirección del Teatro le encomendó cuando razonablemente se decidió prescindir de los servicios de Katharina Wagner (quien ya había incumplido el contrato en ocasión de la Tetralogía compactada de 2012, que terminó dirigiendo Valentina Carrasco).

El segundo desafío transcurre en las antípodas del gran formato wagneriano: Lombardero volverá a dirigir la Opera de cámara del Colón, que abrirá la temporada de Verano del Teatro el 14 de febrero con la presentación de Mahagonny Songspiel (Kurt Weill y Bertolt Brecht) en la Plaza Vaticano.

La Opera de cámara es un vieja institución del Teatro. Creada en 1967 y oficializada en 1969, su vida fue errática. El mismo Lombardero se encargó de reflotarla junto con el director Guillermo Brizzio en el crítico año 2000, durante la gestión de Gabriel Senanes. “La Opera de cámara -evoca Lombardero- se reabrió en un momento muy difícil del país y del Teatro, cuando se cae una gran producción de Don Carlo de Verdi con régie de Hugo de Ana. Nosotros estábamos preparando una operita de Rossini, L’occasione fa il ladro, con Claudio Gallardou. Entonces cae Don Carlo y como reemplazo subimos nosotros a la gran temporada con esa farsa en un acto de Rossini. Pensábamos que los abonados nos iban a acribillar a tiros, pero no, la cosa anduvo bien. Y luego vino nuestro hit, Der Kaiser von Atlantis (El emperador de la Atlántida, la extraordinaria ópera compuesta por Viktor Ullmann en el campo de concentración nazi de Terezin), que tuvo una vida muy larga. La llevamos a Uruguay, a Brasil, a Niza, a la Opera Cómica de París.

¿La idea es retomar ese proyecto?
Sólo en parte. La idea es combinarlo con cosas que yo vine haciendo en la Usina del Arte el último año, que es recuperar un espacio de cámara y un repertorio olvidado, como ocurrió con el díptico de El pobre marinero de Darius Milhaud y Diario de un desaparecido de Leos Janacek; también me interesa rescatar algunas experiencias que yo desarrollé en los últimos años en forma privada, como es el caso del cabaret barroco Bromas y lamentos en Hasta Trilce. Tanto en la sala de la Usina como en Hasta Trilce hay un contacto diferente con el público, hay mucha más intimidad. En el Colón está el foso, que produce una separación abismal. Me interesa seguir trabajando esa proximidad entre el artista y el público.

¿Pero cómo se lograría eso en el escenario del Colón?
Es que la idea es justamente que la Opera de cámara no funcione en el Colón. Vamos a utilizar el resto de las salas y anfiteatros al aire libre. La Opera de Cámara debe ser una punta de lanza del Colón fuera del Colón. Es difícil que todo el mundo acceda al Colón, y es difícil sacar al Colón del Colón porque los costos son altísimos. Lo que nos proponemos es trabajar desde la producción del Colón un espectáculo de jerarquía, un repertorio poco transitado pero que resulte teatralmente interesante, y que le permita al Colón mostrarse en otros escenarios.

Mahagonny Songspiel, la obra con que la Opera de cámara abrirá la temporada de verano, acompaña de punta a punta la trayectoria como régisseur del ex barítono Marcelo Lombardero. “Mahago-nny fue mi primera puesta, en el ‘94, en la Scala de san Telmo. Esa producción tuvo varias vidas. Volví a hacerla en 1998 en el CETC, después con el Opera Studio de La Plata y por último la rearmé para la Usina en 2013. Pero la más increíble fue la que hicimos con Gerardo Gandini en el Colón en 2000. Era una versión al piano, de bajo presupuesto. Entonces inventamos que el instrumento estaba cerrado con un candado y aparecía Gerardo con un impermeable y un bufoso, le metía tres tiros al candado, abría el piano y se ponía a tocar. Cómo se lo extraña a Gerardo ¿no?” 

La temporada de la Opera de cámara

La temporada de la Opera de cámara abrirá el 14 de febrero en la Plaza Vaticano con Mahagonny Songspiel. Se repetirá los días 16 y 17 con dirección de Pedro Pablo Prudencio y un elenco encabezado por María Victoria Gaeta, Cecilia Pastawski y Pablo Pollitzer. La temporada continuará con otros cuatro títulos, dos de los cuales se suman a las celebraciones por los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes y William Shakespeare: El retablo de las maravillas (1949), una ópera temprana de Hans Werner Henze basada en el entremés homónimo del escritor español; y The Tempest Songbook, ciclo de cinco canciones para soprano y barítono de la finesa Kaija Saariaho, basadas en La Tempestad de Shakespeare. Completan la programación El enfermo imaginario, obra-ballet de Molière y Charpentier, y Darwin en la Patagonia, un encargo especialmente realizado por la Opera de cámara al compositor Marcos Franciosi y al científico y escritor Diego Golombek. 

El Colón prepara su punta de lanza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s