Noche milagrosa e inolvidable – 08.11.2014 – lanacion.com

lanacion.com | Espectáculos | Sábado 08 de noviembre de 2014 | Publicado en edición impresa
Clásica
Noche milagrosa e inolvidable
Por Pablo Kohan | Para LA NACION
Desde algún desprecio injustificado basado en una ignorancia mayúscula, alguien arrojó, hace muchísimo tiempo y de modo más que temerario, que Vivaldi no sólo era un compositor menor, sino que había escrito un único concierto y lo había dado vuelta cerca de quinientas veces, es decir, tantas como los conciertos que compuso. Peor aún, la tradición oral, que se apropió de la calumnia, buscó respaldo y complicidad atribuyendo la malhadada frase a distintos compositores que así, involuntariamente, se sumaban al desdén, a la desconsideración.

Si bien la historia ha puesto las cosas en su verdadero lugar, y nadie aventuraría hoy minimizar los valores del gran compositor veneciano, Philippe Jaroussky, de facto y sobre la base de su excelencia, con este recital, contribuye a contrarrestar la falacia al poner bien en claro todas las cualidades de Vivaldi. Con Artaserse, un conjunto notable, trazó un panorama amplio, representativo y diverso de la creación vivaldiana. En una ilación impecable, se pudieron escuchar tres concerti grossi y una serie de obras vocales, sacras y seculares, muy variadas y todas admirables.

Con el contratenor en el escenario, el recital se abrió con el Concierto para cuerdas, R.120, en Do menor. En realidad, la presencia de este concierto en Do menor no fue un detalle circunstancial, ya que, desde la función dominante, ofició de preludio al Stabat mater en Fa menor que le continuó. Un verdadero hallazgo que, además, da cuenta de la conciencia y el pensamiento que guiaron el armado del repertorio.

Desde el mismo inicio, la excelencia se instaló de la mano de Artaserse, un conjunto muy afiatado, mucho más cercano a las rugosidades y la alta expresividad de los ensambles historicistas italianos que a los modos interpretativos de sus similares anglosajones. Sin pausa, apenas concluido el Concierto en Do menor, Artaserse comenzó con la introducción orquestal del Stabat mater,de Vivaldi. Y apenas Philippe Jaroussky emitió su primer sonido se tuvo la plena certeza de que sobre el escenario estaba uno de los cantantes más notables de la actualidad. Con una dicción perfecta y una noción cabal sobre cómo cantar la música eclesiástica de Vivaldi, Jaroussky, a lo largo de los números que conforman esta obra para voz y cuerdas, expuso una vocalidad asombrosa, una afinación irreprochable y una capacidad expresiva conmovedora. Y no sólo eso, en los movimientos en los cuales Vivaldi reitera la misma música para otras estrofas, Jaroussky aplica con notable capacidad la ornamentación y la decoración que evita la repetición mecánica, aunque no se trate, como en una aria, del mismo texto, y aunque sean muchos los minutos y las partes transcurridas entre la versión original y su recurrencia. La primera parte concluyó con el motete Longe mala, umbrae terrores, también antecedido por otro concierto que actuó de obertura. Lejos del dolor que atraviesa al Stabat mater, Jaroussky, siempre en latín, demostró otra teatralidad para presentar una música mucho más ríspida, en consonancia con un texto que refiere a las sombras y las angustias que ella ocasiona.

Variedad y justeza

En la segunda parte, toda secular y en italiano, Jaroussky, siempre bien secundado por Artaserse, ofreció cuatro arias da capo muy diferentes, de tres óperas vivaldianas, un verdadero muestrario de la variedad del canto vivaldiano.

Desde las más líricas hasta las más infartantes, con coloraturas endemoniadas y ámbitos sumamente extensos, Jaroussky se paseó con soltura y a pura musicalidad sin denotar ninguna merma, ningún problema. Después de la larga ovación, el contratenor francés cerró el concierto con dos piezas fuera de programa, una secular, «Sento in seno ch’in pioggia di lacrime», otra aria de Giustino, y otra sacra, «Cum dederit», del Nisi Dominus, ambas profundamente melódicas, íntimas y bellas, tal vez el mejor modo para culminar una noche que había sido milagrosa y que será inolvidable..

Recital de Philippe Jaroussky con el ensamble Artaserse /Programa: De Vivaldi, Conciertos para cuerdas R.120, R.123 y R.522; Stabat mater, R.621, Longe mala, umbrae terrores, R.629 y arias de las óperas Orlando finto pazzo, Giustino y L’Olimpiade / Producción: Mozarteum Argentino / Sala: Teatro Colón.

Nuestra opinión: excelente.

Noche milagrosa e inolvidable – 08.11.2014 – lanacion.com

3 comentarios en “Noche milagrosa e inolvidable – 08.11.2014 – lanacion.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s